Conciencia y sanación: leyendo sintomas

La Meditación no es algo que Ud. Pueda hacer sino algo que debe ocurrir espontáneamente cuando se haya perfeccionado la práctica.
Cual es la utilidad de la Meditación hoy?
La meditación es un método de equilibrio de la persona, mejora la calidad de vida , repercutiendo en el funcionamiento de cada una de nuestras células.
Muchos médicos saben que las personas poseen un poder curativo interior, es bien sabido que el buen humor en todo sentido se traduce en salud, y que el estado de funcionamiento de nuestro cuerpo esta directamente relacionado con el estado de nuestra mente y nuestra forma de ser.
La fuerza curativa interior es un energía muy sutil pero sumamente poderosa.
Todos podemos aprovecharla, la medicina holística integra al cuerpo con la mente y el espíritu, teniendo en cuenta además , las emociones y el entorno de las personas.
Existen innumerables publicaciones médicas donde queda demostrado que la disminución del stress es un factor importante en las mejoría de las enfermedades y en la prevención de otras. Además la disminución del stress mejora el funcionamiento del sistema inmunológico , la vigilancia interna del cuerpo físico.
La Meditación, la relajación , las visualizaciones, y las regresiones son diversas técnicas que pueden utilizarse par lograr estos objetivos.
La Meditación es una herramienta incalculable para el mantenimiento y la recuperación de la salud integral de las personas.
Además es un método inocuo, sencillo y económico , que esta al alcance de todos , ya que simplemente se trata de utilizar la propia energía curativa interior.
Vivimos en un mundo vertiginoso, rodeados de agresividad, competencia, celeridad, logro de metas , aferrando y poseyendo bienes materiales, a través de actividad y preocupaciones externas laborales.
La Meditación rompe esta forma habitual de operar, nos lleva a un estado libre , sin deseos de poseer, sin competitividad, sin miedos, libre de preocupaciones e inquietud, por lo tanto no solo lograremos beneficios en el cuerpo físico sino también en el mental emocional.
Que cosas inquietan nuestra mente?
Las emociones negativas, ansiedad, angustia , celos, miedo, apego, cólera , tristeza, surgen espontáneamente ya que nuestra mente esta entrenada para reaccionar con ellas ante circunstancias externas. La Meditación le da a la mente la posibilidad de liberarse de estas emociones, permitiéndole desatar sus propios nudos y conocer así su propia esencia.
En que consiste la práctica de la Meditación?
Los maestros budistas saben cuan maleable es la mente , por lo tanto si la entrenamos todo es posible.
Así como ejercitamos el cuerpo físico para sentirnos bien y bajar el colesterol, es necesario entrenar la mente y el espíritu con visualizaciones y meditación, y lograr de esta manera el ansiado equilibrio mente-cuerpo
Los dolores corporales ( óseos , musculares o de órganos ) provienen del cuerpo físico y en general se deben a patología que podemos diagnosticar a través del examen clínico y los estudios complementarios.
Las emociones perturbadoras proviene de la conciencia , la ira, la tristeza, el odio, afectan al cuerpo emocional –espiritual y los pensamientos que las sostienen radican en la mente.
La Meditación aquieta la mente, la relaja , la serena, es un poderoso inductor de iluminación para uno mismo y para los demas, ya que la luz interior reemplaza las emociones perturbadoras por las verdaderas emocione de la esencia humana que son el amor y la compasión.
La mente es como el agua , clara cuando esta quieta y turbia cuando se la agita.
¿Como se medita?
¿Qué sucede cuando una molestia corporal, un síntoma, toma nuestra atención?

Es como si la vida nos invitara en ese momento a transitar una forma nueva, una modalidad que restringe o limita nuestro movimiento habitual. Nos obliga a un cambio de ritmo, de posición.
El alma se manifiesta a través del cuerpo forzándonos a situaciones que no nos animamos a manifestar, le pone volumen a nuestras voces en sombra.
Cuando el cuerpo manifiesta algún síntoma, este viene acompañado de un sin numero de sensaciones y movimientos interiores que necesitan ser “expresados”, traídos a la conciencia.


Veamos un ejemplo: Una lesión en la pierna derecha que requiere de una inmovilización.
El primer paso para hacer consciente este evento es preguntarnos: ¿Para que es esta situación? ¿De donde me saca y donde me pone?
  • Me saca de una serie de “haceres” y me pone a descansar. ¿Sera que tengo “algún ruido” con alguno de estos “haceres”? ¿Sera que necesito parar y no me lo permito?
  • Me impide hacer ciertas cosas solo y me invita a pedir ayuda. ¿Sera que tengo alguna dificultad en pedir asistencia?
  • No me puedo mover a la velocidad habitual. ¿Sera que tengo que cambiar de ritmo?
  • Me obliga a pisar de un solo lado, mi pierna izquierda. Como el lado izquierdo del cuerpo esta regido por el hemisferio derecho del cerebro, ¿Sera que necesito habilitar este hemisferio un poco mas (la mirada simbólica, integradora)?
Podemos seguir buscando asi los cambios a los que esta situación nos invita, el “yo” que nuestra alma nos invita a habitar.
Quizas lo vivamos como una dificultad pero el espacio de la convalecencia nos permite ir trabajando interiormente con las emociones que surgen (impotencia, enojo, dolor, impaciencia etc.) siendo este proceso una instancia fundamental para la sanación.
Volviendo al ejemplo citado, inicialmente la lesión nos lleva al lugar “opuesto”(me para) , pero en la medida en que nos vamos recuperando, asi como sucede desde el cuerpo (volver a usar de a poco la pierna lastimada) también es necesario que lo hagamos desde el comportamiento, de forma que del proceso surja una integración (terminar parados en ambas piernas).
Si no hacemos consciente el aprendizaje y volvemos a nuestros patrones habituales de conducta, es muy posible que el alma nos ponga nuevamente en una situación parecida, para que aprendamos e integremos estos aspectos o comportamientos..

Contactame

Datos de contacto

Dirección
Av. Rivadavia 5748, piso 12-DtoB - CABA - Buenos Aires
Teléfono
(011)4431-4832
Whatsapp
(011)15-2328-6690
Escríbanos a
consultoriomagirena@gmail.com